sábado, 8 de junio de 2013

Quebracho in U.S.A. ENRIQUE ANTONIO D'ANTONI CAMPEÓN SALTEÑO DE KART 1976


 La pasión por el kart en Salta, nace aproximadamente en 1972. Allí empiezan a forjarse nombres que hasta el presente permanecerán tallados en la memoria de los salteños “fierreros”. Así, recordamos a los hermanos Lucio y Arturo D’Andrea, Mario y Roly Spezzi, a los hermanos Campos, a los Sayo (padre e hijo), al “Coya” Vilte, Siles, Néstor Alderete, Marcelo Bobes, Jorge Cafrune, Enrique Mura, Luis Pescador, Juan Rosas, Antonio “Nino” D’Antoni y su hijo Enrique D’Antoni, entre otros. Algunos más memoriosos alcanzan a recordar a uno de los últimos jefes de banderilleros: El “Flaco” Pérez.


Kartódromo

En aquellos tiempos competían dos categorías de estos pequeños pero muy veloces monopostos: el “Directo” y el “Con Caja”. Correr en directo era toda la adrenalina al volante. Los karts eran muy veloces, sin cajas de cambio, con dos pedales (freno y acelerador), recuerdo que para arrancar esos motores, los “pechadores” levantaban la parte trasera del chasis, que casi siempre era un Manoso (M-101), daban dos o tres pasos ligeros y lo dejaban caer al pavimento para que traccione con fuerza y así arrancaba como una fiera despidiendo el clásico olor del aceite y rugiendo fuertemente por su escape libre. Los karts con caja de cambio, arrancaban con solo pechar unos cuantos metros, en segunda el piloto soltaba el embrague y así arrancaba más suavemente, pero no por ello dichas carreras resultaban faltas de entusiasmos y carentes de seguidores.


El martes 7 de diciembre de 1976, el diario “El Intransigente” realiza una entrevista al Presidente del Salta Kart Club, Carlos Anselmino y al Tesorero de la institución Julio César Campos, preguntándoles que pasaba con el karting que en los últimos meses no se hacían carreras, contestando Anselmino que las carreras ya no se realizaban dentro del ejido urbano por una prohibición municipal y que antes se realizaban en el “Nudo Arenales” (actual Arenales y Bolivia), Plaza Alvarado, Barrio El Tribuno, etc., y esas competencias fueron siempre en colaboración con diversas cooperadoras quienes recibían el 50% de la recaudación. Campos por su parte manifestó en la oportunidad que el Salta Kart Club mantiene un estrecho vínculo con el Auto Club Salta, pero que no resulta apto construir una pista para karting en el autódromo, pues es un terreno ajeno. Anselmino, por su parte, dijo que el club tenía todo para construir una pista menos el terreno, que había un terreno en las cercanías del Río Vaqueros, pero era peligroso por las inundaciones. Aclararon que el club no recibía ayuda oficial, que económicamente estaban bien con el aporte societario y que contaban con un parque automotor de 30 monopostos en categoría directos y 10 con caja, con posibilidad de elevarlo a 60 o 70 en el caso de contar con un kartódromo. Cabe aclarar que se realizaban de 12 a 14 carreras por año.


El camino al Triunfo

Sabemos que Enrique D’Antoni no llegó al triunfo de 1976 por casualidad. En el campeonato anterior, cuando solo contaba con 15 años de edad, había alcanzado el podio ocupando el segundo lugar, atrás de un excelente rival, como lo era otro joven corredor: Lucio D’Andrea quien había ganado airosamente el torneo 1975.


En el campeonato de 1976, D’Antoni y D’Andrea se convirtieron en la atracción de las distintas competencias. Enrique acentuó sus cualidades y desde el principio de temporada se fue encaramando en busca del primer puesto hasta lograr su consagración, superando por escaso margen de puntos, en esta oportunidad a ese indiscutido y experimentado corredor Lucio D’Andrea, quien en esta oportunidad, relegado al segundo lugar. Enrique D’Antoni un chico de ejemplar trayectoria personal y deportiva recibía la noche del viernes 28 de enero de 1977 en la Peña “El Guardamonte” de calle Balcarce, segunda cuadra de nuestra ciudad, el máximo galardón en categoría directo año 1976. En la categoría con caja, recibiría su premio, el campeón Julio Cesar Barnichea.


La Entrevista con el Diario El Intransigente

El 22 de diciembre de 1976 bajo el título “D’Antoni: La Actividad del Karting fue Pobre”, el diario El Intransigente comienza su artículo diciendo: “La falta de escenario, hizo que la actividad del karting resultara pobre este año, dijo a El Intransigente Enrique D’Antoni.


Para luego agregar: “Una juvenil figura se perfila como firme promesa en la conducción mecánica en nuestro medio. Nos referimos al ya notable piloto Enrique Antonio D’Antoni, 16 años, estudia perito mercantil y es alumno del Colegio Salesiano de esta ciudad. El chico D’Antoni es uno de los mejores conductores que cuenta el Salta Kart Club y su nombre ha trascendido merced a su reconocida pericia y al comando de los pequeños monopostos. Lleva más de dos años conduciendo su karting y desde su iniciación lo hizo en la categoría de los buenos: directo. Tuvo y tiene a su padre Antonio D’Antoni como su mejor maestro, también corredor en la misma categoría y que más de una ocasión debió resignar posiciones compitiendo con su hijo. Joven, sereno, mesurado, correcto y disciplinado, son virtudes que lo han hecho merecedor a la simpatía y respeto de sus compañeros de competencias y amigos. Enrique se prepara a seguir la carrera de medicina al concluir su bachillerato. Íntimamente desea competir en el futuro profesionalmente con su madre, la doctora Lorenzo de D’Antoni.”


Con el subtitulo: Sus Conceptos. El periódico salteño continúa su artículo: “Lo invitamos para dialogar sobre diversos aspectos de la actividad del karting local y demás conceptos del deporte, dijo: Lamentablemente este año la actividd del karting fue muy pobre, y no por que los directivos tuvieran culpa, sino que se ha prohibido la realización de carreras dentro de la ciudad. Esa medida nos perjudicó a todos los kartinistas puesto que tampoco contamos con una pista adecuada ni las posibilidades inmediatas de concretarla. Ello también impidió la promoción de algunos chicos que estaban preparándose para competir junto a los más veteranos. Más adelante Enrique D’Antoni emitió su juicio respecto a otros corredores. En Salta tenemos un lote de buenos pilotos, caso Lucio D’Andrea, los hermanos Campos, en especial Julio César (Bocha) con quien tengo que luchar duramente en cada competencia, a mi juicio son los mejores en categoría directo. Nuestros motores son de fabricación nacional y esas máquinas no nos permiten competir con os de afuera. La potencia de otras es superior. Referente a su participación en los campeonatos locales, agregó En esta temporada realizamos solamente 7 carreras del programa y el año pasado a esta altura del año habíamos cumplido las 15 programadas sin que se haya puesto inconvenientes a nuestra actividad… Mi mejor carrera? La que realicé en Rosario de Lerma y que gané en lucha reñida hasta el final. Eso fue hace más o menos tres meses atrás.


Los aplausos no terminaron ahí, el 15 de enero de 1977 el Círculo de Periodistas Deportivos (C.P.D.) realizó un almuerzo en el Salón Blanco del Club Gimnasia y Tiro para agasajar a los deportistas destacados. El famoso premio a los mejores del deporte se encontraba repartido en un círculo dorado para el Deportista del Año, recibiendo el mismo el Ing. José Alberto Pintado, destacado andinista del Club Amigos de la Montaña. También se otorgaron 29 círculos plateados, recibiendo uno de ellos Enrique D’Antoni por resultar campeón en kart categoría directo y de los 18 diplomas de honor, uno fue merecido a Juan Carlos Barnichea al resultar campeón en la categoría con caja.


En ese almuerzo se distinguieron a cuatro mujeres: Marcela Querio (voley), Noemí Rodríguez (paracaidismo), Ana Inés Torino (tenis) y Laura Mulhall (hockey sobre césped).


Enrique D’Antoni era un adelantado para su época. Correr a los 14 años de edad; subir al podio, en el segundo puesto, a los quince y ganar un campeonato a los 16 en esos diminutos bólidos a diez centímetros del pavimento y a más de cien kilómetros por hora. Era cosa de tipos especiales. Amantes del vértigo y la velocidad.


Vaya mi humilde homenaje a ese adolescente temprano del ayer, a su familia y a todos los que de una manera u otra formaron parte de la familia del Salta Kart Club.

                                                                                                        Quebracho.   


Fuentes:

D’Antoni: La actividad del karting fue pobre” en sección Deportes, pág. 22, Diario El Intransigente de fecha miércoles 22 de diciembre de 1976.

José Alberto Pintado El Deportista del Año” en sección Deportes, Diario El Tribuno de fecha lunes 20 de diciembre de 1976.

“El Kart Distingue a sus mejores Figuras” en sección Deportes, Diario El Intransigente de fecha viernes 28 de enero de 1977.

El Premio a los Mejores del Deporte” en sección Deportes, Diario El Tribuno de fecha martes 18 de enero de 1977.

Entregará el 15 de enero las Distinciones el C.P.D.” en sección Deportes, Diario El Intransigente de fecha miércoles 29 de diciembre de 1976.

Salta Necesita un Kartódromo Internacional. La Inactividad” en sección Deportes, Diario El Intransigente de fecha martes 7 de diciembre de 1976.

Las Distinciones 1976 Serán Entregadas el Próximo Sábado” en sección Deportes, Diario El Intransigente de fecha lunes 10 de enero de 1977.

“El C.P.D. y Las Distinciones 76” en sección Deportes, Diario El Intransigente de fecha domingo 16 de enero de 1977.

Entrevistas a Félix Ramón Lorenzo, Mario Alejandro Spezzi, Héctor Alberto Agüero Urquiza y Víctor Ramón Calabreci, acérrimos simpatizantes del kart salteño en el periodo estudiado.

Charlas mantenidas por el autor del presente trabajo con Enrique Antonio D’Antoni en La Florida (U.S.A.) en abril y mayo del presente año.


Fotografías publicadas en los diarios El Intransigente y El Tribuno, y de la colección privada del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario